“Tenía muchas ganas de llorar por todo el esfuerzo que hice”

Fútbol Profesional 04 de octubre de 2021 Por Luca de Lisi
Dentro de los convocados para el partido ante Gimnasia de Mendoza, se encuentra Cristian Ibáñez, sobrino del “Ratón”, y quien hará su estreno en la convocatoria del primer equipo.
Tenía muchas ganas de llorar por todo el esfuerzo que hice

El partido ante Gimnasia de Mendoza de este lunes tendrá un sabor especial para la familia Ibáñez, ya que además de su presencia como así también con el resto de los hinchas de San Martín, estará Cristian Javier, otro jugador con el mismo apellido que integra por primera vez una lista de convocatoria en la Primera de nuestra institución.

Nacido en San Pablo, hace 19 años, el “Ratoncito”, como lo bautizaron sus compañeros de categoría, fue anunciado en la nómina de Pablo De Muner para el crucial duelo de esta tarde ante los mendocinos. Con una similar característica al “Ratón”, quien es su tío, Cristian se desempeña y se siente cómodo jugando como delantero por afuera, acompañando al 9 y siendo más asistidor que goleador.

En la Liga Tucumana, viene siendo un indiscutido para Floreal García y es por esto que el cuerpo técnico de la Primera Nacional decidió subirlo al primer equipo, provocando una alegría no solamente para él, sino para todos sus parientes. “Cuando recibí la citación, más que nada sentí muchísima emoción, tenía muchas ganas de llorar por todo el esfuerzo que hice para poder lograr este sueño. En mi familia estaban todos contentos, nunca los había visto así. Tengo muchas ganas de jugar y seguir creciendo como jugador”, cuenta Cristian.

Ibáñez, realizó todas las inferiores en nuestro club y se encuentra entrenando desde 2017 en el Complejo Natalio Mirkin. “No siento para nada la presión de saber que soy familiar de alguien que fue referente en este club”, asegura.

En las prácticas, el CT le pide que juegue como siempre lo hace, dejando todo en cada pelota, algo que pregona y aprendió de su referente en el puesto, Cristian Pavón, actual jugador de Boca Juniors y su ídolo, Kylian Mbappé, atacante del PSG francés.

El juvenil es otro de los tantos futbolistas que se desempeñan en las inferiores y fueron promovidos al plantel profesional.

Te puede interesar

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email

Te puede interesar